Destinos “female friendly”

“¿Estás loca?¿Por qué vas a viajar tu sola?¿Sabes todo lo que te podría pasar ahí fuera? En un lugar desconocido, desamparada, sin nadie que te pueda ayudar,… Sola ante el peligro. No sabes a lo que te enfrentas”

1.No, no estoy loca. Solo soy una persona más en este mundo que disfruta del placer de visitar lugares que jamás había pisado, pero en lugar de hacerlo acompañada de familiares, amigos o una pareja, lo hago “sola”.

2. ¿Y por qué no? Se suele pensar que cuando viajas sola estarás aburrida, vagando por la ciudad, contemplando cómo pequeños grupos de amigos están viviendo experiencias imborrables mientras tú simplemente podrás decir “estuve allí”. Sin embargo, de lo que no se percatan es que, es en estos viajes donde más acompañada te sientes. El viajar sola te empuja a abrirte a aquellas personas a las que encuentras en el camino, estén en tu misma situación o no. Personas a las que, si hubieras ido acompañada, ni siquiera te hubieras acercado.

3. ¿Sabes que a cualquiera nos podría pasar de todo en cualquier parte? Es curioso que, en la actualidad, un hombre viaje por el mundo “solo”, recorra países desconocidos para muchos de nosotros, y le consideren “aventurero”, “independiente”, “valiente”, “soñador”, un hombre que toma la vida por los cuernos. No obstante ¿Y si ese hombre es una mujer? Con las mismas aspiraciones, los mismos destinos en mente. Por lo general, se le tachará de “inconsciente” y “temeraria”, y sus conocidos tratarán de disuadirla de embarcarse en un viaje de ese estilo o ,al menos, endosarle algún amigo, conocido, compañero o familiar que quiera acompañarla. Luchamos por la igualdad en nuestro día a día, tratando de mostrar al mundo que somos capaces de hacer lo mismo que el género masculino. Sin embargo, cuando hacemos exactamente lo mismo en nuestras escapadas volvemos al papel de princesas indefensas que necesitan ser protegidas por un caballero de armadura brillante. Irónico ¿Verdad?

4. Esa es, exactamente, una de las razones por las que viajo: el no saber a lo que me enfrento. Lo desconocido, esa tenue luz que tintinea en las sombras y te invita a descubrir qué hay más allá de tu zona de confort ¿Da miedo?¡Pues claro! El no saber que te puedes encontrar, que puede pasar,… puede llegar a aterrarte ¿Pero acaso por ello hay que quedarse sentada en una pequeña jaula dorada de la cual conocemos cada barrote, cada rincón? ¿o acaso es mejor permanecer dependiente de los demás? El único límite para no alcanzar nuestras metas somos nosotros mismos. La soledad y la incertidumbre son miedos reales, pero nuestros al fin y al cabo. Depende de nosotros eliminar esas barreras que nosotros mismos levantamos.

Con esto no quiero decir que el mundo, en su total extensión, sea un lugar seguro al que viajar. Y entiendo que aún existan mujeres que recelan la idea de viajar por su cuenta, sin alguien con quien compartir experiencias y sentirse más segura; porque hay veces en las que me he sentido así. Pero comprendes que, aferrándote a ese modo de pensar, ese modo de vida, solo te limitas. Consciente de los miedos y la incertidumbre que puedes experimentar, al igual que yo experimenté y aún hoy día en ocasiones sufro (¡¡alerta!!  ¡¡viajera cagueta!!), te dejo 6 recomendaciones de destinos “female friendly” perfectos para zambullirte de lleno en los viajes “solo”:

irlanda

  • Irlanda: Bañada de un verde irreal, melodías pegadizas y leyendas sobrecogedoras, Irlanda se presenta como un destino perfecto para descubrir por tu cuenta. Su gente, acogedora y sociable, te abrirá las puertas de su casa y, por fortuna, de sus pubs. Brinda con una Guinness, acude a un partido de rugby, descubre la inmensidad de sus acantilados y el misterio que ocultan sus castillos. Y si los hostales no son lo tuyo, opta por un circuito de  “Bed & Breakfast”s en los que te pondrás en contacto directo con gente local y viajeros nacionales.
  • Nueva Zelanda: Si lo que buscas es aventura, Nueva Zelanda te enamorará con sus playas, glaciares y fiordos. Con los paisajes visualmente más cautivadores del mundo, es a su vez uno de los países más seguros. Conecta con la cultura maorí, admira la majestuosidad de su fauna (los delfines en Kaikoura, los pinguinos de ojos amarillos, Kiwis en Rotorua, Tuataras, …), siente la adrenalina corriendo por todo tu cuerpo iniciándote en actividades como el “Bugy Jumping” y vuelve a creer en la magia visitando las cuevas luminiscentes de Waitomo y Hobbiton, la famosa comarca de los “Hobbits”.
  • Italia: Desde las callejuelas de la eterna Roma, los manjares de Florencia (la capital de la Toscana) hasta los clásicos romances de Verona, Italia es, sin duda, una de las mejores opciones para tu primera experiencia “solo travel”. Ciudades llenas de vida y encanto inundadas por el melódico hablar italiano, una gastronomía que enloquecerá tu paladar y la oportunidad de desconectar completamente disfrutando del placer del “dolce far niente”. No todos los caminos conducen a Roma, pero cuando la pises, puede que no quieras salir de ella.
  • Bali: ¿Cansada de los viajes culturales, las visitas a monumentos, vagar perdida por alguna ciudad europea mientras el frío cala tus huesos? Puede pasar. En ese caso, podrías optar por algún destino paradisíaco. El sol acariciando tu piel y los pies sumergidos en la arena blanca. Suena bien ¿Verdad? Pero ¿Y si a eso le añadimos paisajes inimaginables que emergen de entre las nubes,  arrozales que se extiende hasta donde la vista alcanza, arrecifes de coral, olas perfectas rompiendo en playas sacadas de postales y un ambiente espiritual que te brinda la oportunidad de pararte a conocerte? Entonces elige Bali, la joya de Indonesia, la isla más bella.
  • Amsterdam: No importa si llueve o hace sol, Amsterdam no deja de sorprendernos. El paraíso sobre las dos ruedas nos brinda una oportunidad perfecta para desconectar. Imagina lo siguiente: Tú, parada en una de las numerosas calles de esta ciudad de mágica estética bañada de flores y atravesada por canales, acabas de salir del Museo de Van Gogh, donde perdiste la noción del tiempo en sus pasillos descifrando sus obras (entiendas o no de arte). Con ganas de pasar una tarde relajada, coges la bici que alquilaste hace un par de horas y recorres el Parque Vondelpark en su mayor esplendor. Ya a mediodía, el rugir de tus tripas da la voz de alarma. Necesitas un lugar en el que saciar tu apetito, y encuentras un pequeño restaurante junto al lago (donde podrás admirar las vistas y descubrir el “gezelling” que caracteriza a los locales ¿Te sitúas? Añade a esta experiencia el ambiente nocturno único de Amsterdam en sus numerosos pubs y coffeeshops y tu día se volverá redondo.
  • Japón: Para muchos un destino algo bizarro, para mi uno de mis imprescindibles dentro de mi “travel bucket list”. El país del sol naciente y los paisajes pintados con suma delicadeza en un lienzo que no para de cambiar. Es, sin lugar a duda, un todo en uno: playas de arena blanca y aguas azul esmeralda (playa Nishihama, Yonaha Maehama, Furuzamami, Aharen,…), paisajes naturales que te dejan sin aliento (Jardín Kenrokuen, Aoiike, el bosque de bambú de Sagano,…), su atrayente cultura mística y minimalista, ciudades que combinan tradición y modernidad, … ¡Y eso no es todo! Ofrece a las viajeras numerosas facilidades para sentirse cómodas y seguras a lo largo de su estancia en Japón: asientos privados en autobuses solo para mujeres, vagones de tren en los que de noche solo las mujeres pueden entrar, hoteles capsula “female friendly”, así como baños termales solo para mujeres. Japón se caracteriza por ser un país con un código de conducta muy respetuoso hacia las personas. Es un destino en el que viajar sola no es motivo de juicio y, mucho menos, sentirte insegura.

Tips:

  • Opta por los hostales como opción de alojamiento. ¡Son la mejor elección! Por lo general, hospedándote en un hotel apenas te relacionarás con otros huéspedes. En un hostal podrás interactuar con viajeros de distinto países, perfiles e historias y tejer nuevos recuerdos imborrables: cocinar pasta con australianos, tour de bares con estadounidenses, crear música con una mezcla vasco-francesa,… Infórmate bien de todos los hostales disponibles en la zona a la que vas, pues existen muchos con opción de habitación solo para mujeres (en el caso de que no te sientas cómoda en una habitación mixta).
  • Apúntate a actividades grupales que ofrezcan en el hostal / organicen otros huéspedes ¡Será divertido! Es otra manera de descubrir el lugar que visitas y creas unos lazos más fuertes con aquellas personas que conociste ¿Quién sabe? Podría ser el principio de amistades duraderas o anécdotas curiosas.
  • No escuches a aquellas personas que nunca viajaron solas. Por lo general tratarán de disuadirte de tu decisión de emprender por tu cuenta esta nueva aventura, simplemente porque ellos no se atreven a dar el paso que estás a punto de dar. Tratarán de aterrorizarte, llenarte de incertidumbres ¡Aléjate de ellos! Escucha los consejos de aquellas personas que visitaron tu nuevo destino, comparte con ellos tus miedos y déjate asesorar.
  • Si aún no te sientes preparada para viajar sola, no optes por viajar a la otra punta del mundo. La terapia de choque no es siempre la respuesta. Desplázate a lugares más próximos, de manera que te sientas segura. Poco a poco irás ampliando tu abanico de destinos a visitar y habrás dejado atrás los miedos que en su día te limitaban.

No dejes que nadie dibuje tus limitaciones. Si hay algo que quieras hacer, no hay razón para no hacerlo. Si lo que deseas es viajar por tu cuenta ¡Hazlo! Y así, no solo descubrirás lugares inhóspitos que jamás sospechaste llegarías a visitar, sino que también te habrás descubierto a ti misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s